Blog Meteoclim

Running, cómo entrenar con frío

Aunque todavía no hemos dado por comenzado el invierno, el frío ya se ha instalado en nuestros termómetros. A casi un mes vista de que inauguremos la época más blanca del año, ya se han registrado temperaturas bastante bajas. Para el día a día es tan sencillo como ponerme un buen anorak de plumas y mantenerse calentito. Pero, en actividades físicas como el running, el tema se complica. Por eso, nos planteamos una importante cuestión: ¿Cómo entrenar con frío y no sufrir en el intento? En la teoría, simplemente hay que seguir unas pautas que pasamos a enumerar a continuación. Llevarlas a la práctica ya depende de cada uno. Tomemos nota.

running-con-frio

Escoger el mejor momento del día para entrenar con frío

Si ya de por sí la sensación térmica es baja durante el día, imaginémonos de noche. Por ello, es importante procurar salir a correr cuando todavía pega el sol. Una vez que este comienza a caer, las temperaturas bajan y la diferencia es notable. Especialmente en aquellas regiones en las que el termómetro se desploma, debemos intentar entrenar cuando todavía contamos con los rayos del sol.

Para determinar cuál es el mejor momento del día para entrenar con frío, podemos utilizar aplicaciones móviles como Meteosport. Al alcance de un click y de manera gratuita, comprobamos la predicción meteorológica para cada momento en nuestra ruta escogida y, gracias a los novedosos índices de confort, podremos planificar correctamente el entrenamiento.

Equiparse con ropa apropiada

Cuando tenemos que entrenar con frío, tendemos a abrigarnos demasiado o a escoger prendas de algodón muy gordas. Mucho cuidado con esta elección, puede provocarnos el efecto contrario. Cuando corremos, es importante utilizar ropa transpirable que no acumule el sudor y empape nuestro cuerpo. Si no, acabaremos cogiendo frío al mantener la humedad en el interior de la equipación. Así que, no olvidemos que para correr en esta época necesitamos ropa técnica y transpirable.

Hacer calentamientos más largos

Cuando entrenamos con frío es esencial realizar un buen calentamiento. Y como en otoño e invierno nuestra temperatura corporal es más baja de lo normal, debemos alargar estos ejercicios para lograr entrar en calor. Sumar unos cuantos minutos a la duración habitual de nuestros calentamientos nos permitirá activar los músculos y evitar lesiones. Dedicarle la primera parte del entrenamiento al calentamiento nos aportará beneficios, así que no lo pasemos por alto.

Que las bajas temperaturas no nos impidan entrenar en exteriores. El gimnasio está muy bien, pero para los amantes del running o las actividades outdoor, sentir el frío en su cuerpo mientras suman kilómetros, también. #WePredictYouWin

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *