Meteorología para principiantes (III)

En esta nueva entrada de la serie Meteorología para principiantes, queremos continuar descifrando las claves básicas para observar y predecir el tiempo. En la anterior entrada de nuestro blog, habíamos descrito de forma breve los anticiclones, las borrascas y los tipos de masas de aire que los separan, es decir, los tipos de frentes. En esta nueva entrada, continuamos analizando las características de los anticiclones, frentes y borrascas y las pistas que nos dan cuando observamos el cielo.

Esta impresionante fotografía, tomada por Àlex Rebollo (@ALEXERRAESSA), muestra el paso del frente frío asociado a la borrasca Hortense por Cataluña, el 22/01/2021, en forma de un cumulonimbus arcus, una nube de tormenta muy intensa con gran actividad eléctrica y fuertes rachas de viento.

La rutina del observador meteorológico aficionado

Condensar la cantidad de información meteorológica que se observa diariamente es, en la práctica, imposible de conseguir. La atmósfera sigue su propia rutina y como todas las rutinas, hay patrones que se van repitiendo. Creemos que la mejor manera de coger práctica en la observación meteorológica es seguir una serie de pasos en un orden determinado para poder entender cómo funciona la ‘rutina’ de la atmósfera.

Todo observador meteorológico debe tener siempre a mano las imágenes de satélite. La observación visual siempre está limitada pero gracias al satélite meteorológico podemos tener una visión global de la distribución de las nubes. Por ejemplo, en esta imagen del Eumetsat generada por sat24, se puede apreciar la presencia de una borrasca al suroeste de Portugal, con su característica forma circular, enviando bandas de nubes de diferentes tipos a diversas partes de la península.

En los siguientes puntos os resumimos una manera de observar el tiempo de forma rutinaria. No importa el momento en que se sigan estos pasos, cualquier momento es bueno para observar el tiempo:

  1. Observa el cielo en una zona lo más despejada posible. Si esto no es posible, consulta las últimas imágenes de satélite. ¿Hay muchas nubes o pocas nubes? ¿De qué tipo son?
  2. Consulta la red de estaciones disponible en tu región para ver la distribución de temperatura, humedad, viento y precipitación tanto para el momento actual como en las últimas horas para averiguar tendencias: ¿ha subido o ha bajado la temperatura? ¿Ha llovido? ¿Cómo ha variado la presión? ¿Ha hecho mucho o poco viento?
  3. Analiza el mapa de frentes para el momento actual (análisis en superficie). La distribución de anticiclones, frentes y borrascas ayuda a entender la atmósfera actual.

Nota: las observaciones vía satélite ofrecen una gran variedad de productos. Te recomendamos que, además de observar con la vista, observes con satélite los denominados canales VIS (visible) durante el día e infrarrojo (IR) por la noche.

Probablemente surjan algunas dudas sobre los puntos anteriores. Observar el cielo siempre es necesario pero, ¿qué tipos de nubes hay? ¿Cómo se identifican? Os explicamos los tipos de nubes más comunes a continuación.

Tipos de nubes

Las nubes son la manifestación visual del aire que está saturado de humedad (100%) y por tanto, se condensa. Las condiciones ambientales de viento, humedad, temperatura y presión harán que las nubes evolucionen de una manera u otra. Por ejemplo, si el viento es fuerte, las nubes viajarán rápido y viceversa. Si hay mucha humedad ambiental, la tendencia de las nubes será a crecer o expandirse.

La primera persona en clasificar las nubes fue Luke Howard, gran observador y curioso del cielo. Gracias a él conocemos la estructura de los diferentes géneros nubosos.

Cualquier formación nubosa se manifestará en los primeros kilómetros de la atmósfera, la capa gaseosa que envuelve la Tierra. Las nubes se forman en la troposfera, la cual tiene una altura media de unos 10 a 14 km, en función de la latitud terrestre y tiene unas propiedades físicas (temperatura, presión, viento, humedad) que van variando con la altura. Estos son los principales tipos de nubes:

Nubes del piso bajo

Este tipo de nubes se forman en los primeros 2 km de la troposfera. Pueden tener una forma alargada, estriada u ondulada. Algunos ejemplos son: stratocumulus, stratus, nimbostratus. Suelen indicar humedad alta en superficie o en niveles bajos y son comunes en zonas de montaña.

Stratocumulus (Sc)
Los stratocumulus tienen un aspecto gris y oscuro y suelen viajar en conjunto. En esta fotografía se muestra su forma más común, aunque existen varias variantes de esta nube. Fuente: whatsthiscloud
A photograph of stratus nebulosus clouds (St neb) in a forest
Los stratus son nubes muy conocidas, sobre todo en invierno. Son las nubes de niebla y también existen diversas variantes. En este caso estamos ante un stratus nebulosus. Fuente: whatsthiscloud
Nimbostratus (Ns)
Los nimbostratus dejan el cielo con un aspecto grisáceo y oscuro. Este es su aspecto más habitual, formado por diversas bandas de nubes sin un aspecto concreto. Son las responsables de las nevadas y precipitaciones débiles a moderadas. Fuente: whatsthiscloud

Nubes del piso medio

Este tipo de nubes se forman entre 2 y 6 km de altura. Algunos ejemplos son altocumulus, altostratus, cumulus. Los altostratus son muy comunes con la llegada de frentes cálidos, mientras que los cumulus pueden indicar la llegada de chubascos y tormentas asociados a frentes fríos.

A photograph of altostratus translucidus clouds (As tr) over a snowy landscape
Los altostratus siempre dejan el cielo de un gris color ceniza a través del cual se puede vislumbrar la figura del sol. En este caso, estamos viendo un altostratus translucidus, aunque existen varias variantes de esta nube. Fuente: whatsthiscloud
A photograph of altocumulus stratiformis clouds (Ac str) in the afternoon
Los altocumulus viajan siempre en grupos y suelen indicar un cambio de tiempo. En este ejemplo de altocumulus stratiformis se puede apreciar el típico aspecto grumoso que tienen estas nubes. Cielo emborregado, a los tres días suelo mojado. Fuente: whatsthiscloud
A photograph of cumulus congestus virga clouds (Cu con vir) over a landscape in Colorado
A pesar de que los hemos clasificado como nubes medias, los cumulus pueden ocupar varios pisos de la troposfera. En este ejemplo de cumulus congestus virga se aprecia el aspecto esponjoso y blanquecino tan característico de estas nubes. Existen varias variantes de esta nube. Fuente: whatsthiscloud

Nubes del piso alto

Son las nubes que aparecen a más de 6 km de altura. Algunos ejemplos son cirrocumulus, cirrostratus, cirrus o el cumulonimbus, este último la nube reina, que provoca aguaceros y tormentas y viene casi siempre asociada al paso de un frente frío.

A photograph of cirrocumulus floccus clouds (Cc flo) in the afternoon sky
Los cirrocumulus tienen un aspecto granulado muy parecido a los altocumulus pero con la particularidad de que estos gránulos son mucho más pequeños. Este ejemplo de cirrocumulus floccus suele ser el más típico, aunque existen variantes muy diversas e incluso extrañas. Fuente: whatsthiscloud
A photograph of cirrostratus fibratus undulatus clouds (Cs fib un) with a halo over some trees
En este ejemplo de cirrostratus, los cirrostratus nebulosus son las nubes típicas que dejan el cielo con un velo brumoso. La luz del sol atraviesa sin problema los cristales de hielo de los que están formadas estas nubes y mediante un proceso de reflexión/difracción dejan su signo más característico: el halo de 22º. Fuente: whatsthiscloud
A photograph of cirrus uncinus clouds (Ci unc) and cirrus floccus (Ci flo) over some trees
Los cirrus se caracterizan por su aspecto blanquecino debido a los cristales de hielo de los que están formados, además de formar en muchos casos filamentos. Pueden viajar solos o en grupo y estar formados por bloques de ellos (cirrus spissatus) o por gránulos (cirrus floccus). Este ejemplo muestra cirrus fibratus y cirrus floccus. Fuente: whatsthiscloud

El cumulonimbus es la nube que cuesta un poco más de clasificar, ya que su origen procede del cumulus, que tras pasar por diversas fases (humilis, mediocris, congestus) crece verticalmente desde niveles bajos (2-3 km) hasta alcanzar su fase final en el límite de la troposfera (10-12 km). El tope de esta nube, en su fase de madurez, acaba expandiéndose, formando el característico yunque.

A photograph of a cumulonimbus capillatus incus cloud (Cb cap inc) above a road
La reina de las nubes, sin duda. Después de pasar por varias fases, el cumulus se puede llegar a convertir en un cumulonimbus capillatus incus como el que se muestra en la imagen. Son nubes de tormenta que pueden producir granizo y rachas de viento fuertes. Desde lejos, se aprecia su yunque estriado y expandiéndose en una o varias direcciones. Fuente: whatsthiscloud

Nota: en las descripciones anteriores intentamos dar una visión general de las nubes, su tipología más habitual y algunas pistas que pueden dar sobre el tiempo que va a hacer. Existen varios subgéneros y variantes para cada tipo de nube que no hemos mostrado aquí. Además, la meteorología está plagada de excepciones y los signos de ‘cambio de tiempo’ que muestran algunos tipos de nubes no siempre se cumplen.

Características de los anticiclones y borrascas

Por último, queremos descifrar la estructura de estos sistemas meteorológicos a través de las nubes que generan. De manera sencilla, se pueden enumerar las siguientes características:

Anticiclones

  • Generan viento flojo y éste siempre circula en sentido de las agujas del reloj en el hemisferio norte, y viceversa en el hemisferio sur.
  • En su interior gobiernan las altas presiones, es decir, presiones por encima del valor normal (1013 hPa).
  • En función del valor máximo de la presión, se clasifican en anticiclones débiles (a) o anticiclones fuertes (A), caracterizados respectivamente por una alta presión relativa o por una alta presión.
  • En invierno, las nubes asociadas son las típicas nieblas invernales (stratus) o los stratocumulus, además de las típicas temperaturas bajas que provocan heladas. También es posible encontrar nubes cumuliformes en su seno o cumulus de buen tiempo. En verano, averiguar la presencia de un anticiclón es tarea muy fácil, ya que provoca la ausencia prácticamente total de nubosidad y temperaturas elevadas.
  • Raramente llevan asociados frentes.

Borrascas

  • Generan siempre viento que circula en sentido contrario de las agujas del reloj en el hemisferio norte y viceversa en el hemisferio sur. Son los sistemas meteorológicos que pueden generar rachas de viento fuertes.
  • En su ciclo de vida estándar tienen asociado uno o varios frentes cálidos, fríos u ocluidos.
  • La intensidad del viento depende de lo profunda que sea la borrasca, es decir, depende de la presión mínima en su centro. También es importante su posición con respecto a otras borrascas o anticiclones.
  • Al acercarse el frente cálido, predominan las nubes de tipo medio. Con el paso del frente cálido predominan precipitaciones de carácter débil a moderado y de forma continua.
  • Al acercarse el frente frío, predominan las nubes de tipo cumuliforme, así como otras nubes de tipo alto, como los cirrus. Con el paso del frente frío se pueden producir precipitaciones irregulares pero intensas y acompañadas de tormenta, provocadas por cumulonimbus.
¿Dónde está el anticiclón y la borrasca en esta imagen? En esta imagen de satélite la respuesta es muy sencilla: la banda nubosa en forma de espiral denota la presencia de una borrasca y la figura de la Península Ibérica libre de nubes denota la presencia del anticiclón. Sin embargo, no siempre es tan sencillo de averiguar…Fuente: La Rioja Meteo

En la próxima entrada de nuestro seguiremos comentando más claves de Meteorología para principiantes y os desvelaremos algunas claves básicas de la predicción meteorológica. ¡Hasta pronto!

Referencias

Compartir:

Entradas relacionadas

Deja tu comentario