Blog Meteoclim

Tipos de nubes

¿Qué vemos cuando dirigimos la mirada al cielo? Nubes, nubes y más nubes. Pero no todas son iguales. Aunque a simple vista creamos que sus diferencias son mínimas, tan solo respecto al tamaño, la realidad es que existen múltiples tipos de nubes, que se pueden clasificar en función de diversos factores, como el origen, la naturaleza, el nivel atmosférico o la forma, entre otros. A continuación pasamos a detallar cada uno de estos criterios que diferencia a unas nubes de otras:

Según su origen. Aquí podríamos diferenciar las nubes frontales, creadas por la acción de frentes, las nubes orográficas, generadas por la presencia de montañas, o las nubes convectivas, originadas por la elevación de aire cálido.

Según su naturaleza. Podemos distinguir entre nubes naturales, como las descritas anteriormente, o las nubes artificiales, por ejemplo las estelas de los aviones.

Según el nivel atmosférico que ocupan. Las nubes estratificadas, aquellas con una extensión básicamente horizontal, se agrupan según la altura de su base, distinguiéndose tres tipos. A latitudes medias, es decir, latitudes comprendidas entre los trópicos y los círculos polares, tenemos: nubes bajas, cuando la base se encuentra entre el suelo y los 1800 metros; nubes medias, cuando la base se encuentra entre los 1800 y los 6000 metros; y nubes altas, cuando la base se encuentra por encima de los 6000 metros. A latitudes altas, por encima del círculo polar ártico en el hemisferio norte y por debajo del círculo polar antártico en el hemisferio sur, estos niveles deben ser rebajados. Al contrario, en latitudes bajas, entre el ecuador y los trópicos, estos niveles deben ser aumentados. Este hecho es debido a que en el ecuador la temperatura es mayor que en los polos y los gases se dilatan cuanto mayor es la temperatura.

Las nubes cumuliformes, cuya dimensión vertical es igual o superior a la horizontal, serían un caso especial, ya que su base se forma en las capas bajas pero su extensión vertical ocupa los tres niveles considerados. Esta clasificación es muy usada, por ejemplo en aeronáutica o en la salida de los modelos atmosféricos.

Según su forma. Luke Howard, en el siglo XIX, hizo la primera clasificación según la forma de las nubes, asignando un nombre dependiendo de la forma de la nube. Distinguió cuatro variedades: cumulus o cumuliformes, nubes con forma de montón; stratus, nubes compuestas por capas; cirrus, nubes en forma de mechón de pelo o rizadas; nimbus, caracterizadas por estar cargadas de lluvia. Esta clasificación tenía una ventaja respecto a las demás, ya que permitía combinar los diferentes nombres para definir nubes más complejas. Esto hizo que apareciera posteriormente una clasificación mundial.

www.numaniaticos.com

www.numaniaticos.com

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) realizó un Atlas Internacional de Nubes con el fin de homogeneizar los criterios de clasificación de las nubes, siguiendo la clasificación de Howard. Este atlas recoge la mayor parte de las nubes en diez géneros, cada uno de ellos subdivididos en especies. Cada nube solo puede coincidir con un único género. Además, existen lo que se denominan nubes especiales, que no pertenecen a ningún género del atlas, como podrían ser, por ejemplo, las nubes lenticulares.

Los diez géneros establecidos en el Atlas Internacional de Nubes son:

  1. Cirrus
  2. Cirrocumulus
  3. Cirrostratus
  4. Altocumulus
  5. Altostratus
  6. Nimbostratus
  7. Stratocumulus
  8. Stratus
  9. Cumulus
  10. Cumulonimbus

En próximas entradas ampliaremos la información sobre cada uno de estos géneros. Si quieres saber más sobre las nubes cirrus, cirrostratus, nimbostratus o cumulus, entre otras, permanece atento a nuestras próximas publicaciones. Dentro de poco, ¡mucho más!

Compartir:

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *